Una ceremonia hecha para compartir dulzura

Dentro de la Fiesta Nacional de la Masa Vienesa es el momento preferido por toda la familia. Sobre el escenario del Salón Vienés se celebra, al ritmo de música típica centroeuropea, la tradición de compartir un gran huevo de chocolate.

Con la compañía de una simpática coneja blanca, varias paredes de chocolate se rompen en pedazos para que todo el público presente pueda probar.

Hoy, alrededor de las seis de la tarde, será la última ceremonia del 2018. El chocolate es a base de manteca de cacao, la producción está a cargo de Capilla Vieja, reconocida fábrica local.

Le puede interesar: «Juegos para recibir a la Coneja de Pascuas el domingo».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat