Oktoberfest Argentina, la historia.

La Fiesta Nacional de la Cerveza nace como un punto de encuentro: De costumbres, de cultura y de tradiciones.

Muchos aseguran que los inicios de la fiesta fueron, en el año 1957, luego de un gran esfuerzo por lograr asfaltar la calle principal, se inauguró la obra con una gran fiesta.

De todos modos, pioneros de la localidad, cuentan que también fue una celebración para unir a los habitantes criollos y alemanes, de manera de consolidar una comunidad que trabaje en conjunto para el bienestar de Villa General Belgrano.

Esta primera fiesta fue un éxito y comenzó a repetirse, cada vez con mayor convocatoria y promoción, en el año 1963 comienzan a nombrarla “Fiesta de la Cerveza”, en 1967 es declarada interés provincial, en 1970 de carácter nacional y en el año 1980 se nombra a Villa General Belgrano sede permanente de la «Fiesta Nacional de la Cerveza».

Hasta el año 1995 se realizó en la Plaza José Hernández con aproximadamente 40 stands de madera estilo Alpino, en los cuales era posible consumir platos típicos y repostería centroeuropea, además de la bebida protagonista por excelencia: la cerveza.  Luego la fiesta se trasladó a un Parque Cervecero que se encontraba al lado de la Plaza José Hernández.

A partir del año 2016 comenzó a realizarse en el “Bosque de Los Pioneros” concretando el sueño de vecinos  que en la década de los 70’ visionaron en dicho lugar  “La Oktoberfest” por lo que en honor a ellos porta su nombre.

La fiesta convocaba a notables músicos, orquestas, conjuntos típicos y grupos de baile de las diferentes colectividades que eran presentados por un gran locutor que hoy es profundamente recordado y que le da el nombre al escenario principal, Matías Calvo Ortega.

Un momento clave es el colorido desfile por las calles del Pueblo, en el que participan delegaciones representativas de todo el mundo, que año a año se fueron multiplicando con grupos de Alemania, Dinamarca, Escocia, España, Yugoslavia, Suiza, Portugal, Brasil, Grecia, Italia, Armenia,  Ucrania, entre otros. Todos vistiendo sus trajes típicos, saludando y danzando alegremente. Encabezado por  “El Monje Negro” personaje emblemático de la Oktoberfest y seguido por la pareja de “Salchichardos” mascotas de la fiesta.

En el escenario, al ritmo de Orquestas típicas: “El Espiche” el momento más esperado por el público,  donde se golpea el vientre del barril del que brota deliciosa cerveza artesanal, llenando los jarros cerveceros de los presentes y bautiznadolos en cerveza. Don Antonio Küfer fue por décadas el “Espichador Oficial” y logró convertir ese momento en un ritual.

Todos los habitantes de Villa General Belgrano han puesto y siguen poniendo en cada edición de la Fiesta, sus mejores esfuerzos para que la alegría y el colorido colmen “Los días de la cerveza».  Con una gran afluencia de turistas que se acercan a “vivir algo diferente” y que en esta  56° Edición se revive la tradición con una mirada innovadora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat